Instagram está aquí para cambiar el juego

Escrito por el Ago 25, 2015 en Redes sociales

Camara vintage

Desde que empecé mi andadura como Community Madre uno de los mayores cambios que he notado con respecto a mi trayectoria anterior ha sido en lo referente a Instagram, que al principio no me lo solicitaban pero ahora mismo no se entiende una estrategia de redes sociales sin él. La importancia de esta red social reside en que es la que tiene un crecimiento más rápido (en febrero ya eran 300 millones de usuarios pero seguro que ya hay muchos más) y que está creciendo sobre todo en franjas de edad jóvenes, esas que abandonan Facebook porque lo usa hasta su abuela, que nunca ha usado un ordenador en su vida.

¿Qué tiene Instagram que nos enamora el alma?

Lo primero de todo la inmediatez, ese testimonio de un momento concreto que tienes delante de tu cámara (aunque no hay que desdeñar esas fotos que se editan y se suben a otras horas, digamos, con más audiencia). Para las marcas esta inmediatez es ideal para narrar un evento, aunque siempre recomiendo que si se hace por Instagram no se suban más de tres o cuatro fotos a la hora para no llenar el time line de nuestros seguidores de imágenes.

Otro factor que ha potenciado su crecimiento es su facilidad de uso, ya que basta con disparar una foto. Ya no se trata de escribir un blog sesudo con más de 500 palabras para que el SEO funcione, sino que la imagen ya vale de por sí más de 1000 palabras y engancha a nuestra audiencia. Sí, es cierto que junto a cuentas de imágenes potentes triunfan algunas que encima te cuentan una historia en el texto, como las de Almax Forte que me encantan, pero la gran mayoría suelen tener textos cortos.

almaxforteinstagram

Aquí os alertaría del uso de imágenes de stock ya que es muy fácil y queda muy pintón pero si abusamos de ellas (o de los regrams de otras cuentas con más “mano” que nosotros) al final nuestra voz se apaga porque nuestra cuenta pierde su alma. Sé que algunos me señalaréis usuarios que triunfan a base de este tipo de fotos pero, ¿qué queréis que os diga? No vale la pena tener una cuenta con imágenes prestadas (robadas en el peor de los casos).

La privacidad que proporciona Instagram es también otra gran ventaja. Y no me refiero solo a poner la cuenta privada (que sin duda es una gran herramienta) sino que las dificultades para buscar más allá de hashtags o de usuarios hace difícil localizar una imagen concreta una vez ha pasado un tiempo. O incluso saber a qué imágenes han dado like tus amigos si ha pasado ya un rato porque en la pestaña de tu comunidad las cosas también van desapareciendo.

Para las marcas esto se vuelve un arma de doble filo porque también se pierden sus propias publicaciones. En este caso mi recomendación es usar bien los hashtags para poder recuperar todas las fotos de una serie (por ejemplo si estás vendiendo camisetas marca Pepito pues etiquetar #Pepitocamisetas por ejemplo).

Imagen principal vía Splitshire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *