Cómo afectarán las nuevas reacciones de Facebook a la estrategia de tu página

Escrito por el Oct 14, 2015 en Redes sociales

reacciones Facebook

La semana pasada amanecimos con la noticia de que Facebook había cambiado el tradicional Like (me gusta) por siete reacciones: me gusta, me encanta, me divierte, me alegra, me asombra, me entristece y me enfada. De momento estos emojis (que aparecen al mantener pulsado el botón de Like en Facebook) solo se pueden ver en España e Irlanda, mientras que en el extranjero solo sumarán los me gusta según explican en Genbeta.

Esta profusión de reacciones también aparece en las páginas que gestiono aunque hasta ahora no se me contabilizan en las estadísticas nada que no sea un “me gusta” aunque supongo que en un futuro podré tener también datos de las mismas. Pero ¿en qué influyen las reacciones a la hora de hacer una estrategia para tu página?

La respuesta corta es: “en nada, hay que seguir trabajando para tener cuantas más interacciones mejor”. La respuesta larga es la que menos os gustará y es que habrá que currárselo más, ya que lo ideal es ir cosechando reacciones positivas (a contenido positivo, se entiende. En caso de que el contenido sea negativo en plan “lamentamos que se hayan agotado los packs gratis que estábamos regalando” pues no pasa nada por tener algún “no me gusta” o un “me enfada”).

Al final de lo que se trata en social media es de producir una reacción en la persona que sigue a tu marca, sobre todo en Facebook donde nuestro amigo el algoritmo nos manda al rincón del ostracismo en cuanto caen nuestras métricas de engagement. Por lo tanto, no podemos bajar la guardia y debemos seguir proponiendo contenido de calidad desde nuestra página.

Mi opinión sobre las reacciones de Facebook

Supongo que este movimiento ha venido precedido del deseo de diferenciarse de las otras redes sociales, como Twitter o Instagram donde las interacciones suelen reducirse a un Like o por un Favorito que vienen siendo equivalentes al “me gusta” de Facebook. Al aumentar el abanico de posibilidades, puede suceder que aumenten las interacciones ya que el usuario percibe que está comunicando más, yendo más lejos del simple “me gusta” empático.

Una de las cosas que me inquietan es si al crear las reacciones van a disminuir los comentarios ya que los humanos somos bastante vagos de por sí, con lo que si podemos sustituir todo un texto por una cara de felicidad podría suceder que ya no haga falta escribir. No obstante aún es pronto para analizar este cambio que se acaba de producir. ¿Quién sabe? Lo mismo el experimento les sale mal y deciden no extenderlo al resto de países.

Por cierto, si aún no os gusta la página de Community Madre en Facebook, no sé a qué esperáis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *